Las 500 millas de Daytona, conocidas como "el Super Bowl del deporte motor", es la carrera de automovilismo más importante de la Copa Nascar.

La imagen lo dice todo: llamaradas, humo y trompos. Todo eso ocurrió durante un espectacular choque registrado en las 500 millas de Daytona, correspondiente a la Copa Nascar.

Las imágenes del accidente, con al menos 22 autos apiñados en una curva del circuito norteamericano, no tardaron en viralizarse y dar la vuelta al mundo.

Faltaban diez vueltas para el final cuando Paul Menard perdió el control de su monoplaza y provocó un accidente en cadena, del que participaron entre otros Ryan Blaney, Aric Almirola, David Ragan, Austin Dillon, Daniel Suarez, Matt Dibenedetto, Tyler Reddick y Ryan Newman, cuyos autos se llevaron la peor parte y sufrieron daños -en algunos casos totales-.

Todo el incidente fue aprovechado por Denny Hamlin, conductor del FedEx Express Toyota, quien ganó la 61ª edición anual de Daytona 500 del Nascar. Completaron el podio Kyle Busch y Erik Jones.

Las imágenes del accidente, con al menos 22 autos apiñados en una curva del circuito norteamericano, no tardaron en viralizarse y dar la vuelta al mundo.

Por primera vez en 17 temporadas, Fernando Alonso no estará en la parrilla de salida de la Fórmula 1 en el Gran Premio de Australia. Sin embargo, el piloto español tiene por delante un desafío con el que aspira a colocarse en la elite del automovilismo mundial: ganar la triple corona para igualar a Graham Hill, el único corredor de la historia que lo logró hasta ahora.

Desencantado con el pobre rendimiento de su McLaren aunque sin romper relaciones con la escudería, Alonso se despidió de la máxima categoría el 25 de noviembre del año pasado en Abu Dhabi, pero muy pronto se puso en acción para imponerse a fines de enero en Las 24 Horas de Daytona, junto a Jordan Taylor, Kamui Kobayashi y Renge Van der Zande, a bordo del Cadillac Nº 10 del equipo Wayne Taylor Racing. 
Pero su gran aspiración ahora es ganar en las 500 Millas de Indianápolis, para convertirse en el segundo piloto en la historia después de Graham Hill en adueñarse de la Triple Corona del automovilismo: vencer en el mítico óvalo estadounidense, ganar el Gran Premio de Mónaco y el Mundial de Fórmula 1 y adjudicarse Las 24 Horas de Le Mans.

Hill, padre de Damon Hill, también campeón de Fórmula 1, ganó cinco veces en Mónaco y se coronó en la máxima categoría en 1962 y 1968. Además, en 1966 logró la victoria en Indianápolis y en 1972 completó la Triple Corona con el triunfo en Le Mans.

TIENE UNA PRIORIDAD....
"La prioridad es la Indy 500", aseguró Alonso cuando le consultaron sobre sus objetivos de 2019, que también incluyen su participación en carreras del Mundial de resistencia, con otra experiencia en Le Mans incluida, y continuar como piloto de pruebas de McLaren en la F1.

A diferencia de su actuación en 2017, cuando corrió en Indy con un auto del Andretti Autosports, esta vez el campeón del mundo en 2005 y 2006 competirá en Indianápolis con un vehículo del McLaren Racing asociado con Chevrolet, que proporcionará a la escudería inglesa sus motores IndyCar V6 de inyección directa y doble turbo de 2.2 litros. "Será un privilegio llevar el emblema de Chevrolet en la Indy 500 de 2019. Tener a Chevrolet detrás de mí significa que nos estamos ubicando en la mejor posición posible para competir por la cima", remarcó Alonso, ganador de 32 Grandes Premios de Fórmula 1.

La excursión de McLaren por Estados Unidos nada tendrá que ver con su participación en la Fórmula 1, donde contará con el también español Carlos Sainz y el debutante británico Lando Norris en sus butacas. “Va a estar compuesto por gente que no está actualmente en el equipo de F1.

Será una construcción a partir de relaciones que tenemos, pero sí será un nuevo equipo McLaren", remarcó Zak Brown, director ejecutivo de la marca, que aspira a conformar una escudería muy competitiva. "Vamos a trabajar con un calendario apretado desde ya, pero estamos comprometidos con nosotros mismos y con Fernando para tener cualquier oportunidad de ser competitivos y tratar de ganar la carrera. El equipamiento, el personal, todo será de alto nivel para tener las mejores opciones de que Fernando se tome el champán", explicó Brown.

Alonso sueña con emular a Hill y despegarse de nombres como Jim Clark, Jochen Rindt, Mario Andretti, Emerson Fittipaldi, Jacques Villeneuve y Juan Pablo Montoya, que tienen dos de las tres coronas. El español, que ganó dos títulos de Fórmula 1 con Renault en 2005 y 2006, y se impuso en el Gran Premio de Mónaco en 2006 y 2007, se sumó al selecto grupo el año pasado cuando se impuso con un Toyota en Las 24 Horas de Le Mans junto a Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima.

La imagen puede contener: automóvil y exterior

El joven piloto de la ciudad de Necochea, comenzó esta temporada con un nuevo sueño deportivo y arranco éxitosamente en la categoría TC Pista Mouras, con un cuarto puesto.
Por lo que el equipo considero conveniente poner a la venta el veloz y competitivo Fiat 128 de importantes resultados en el zonal del Atlántico.
Obviamente, por sus caracteristicas el auto es apto para las categorías Monomarca Fiat del Atlántico, APSE o APPS. Está listo para largar, con o sin trailer.