Uno siempre puede ser mejor. La diferencia es la esperanza. Aferrada a su enorme fe, la deportista marplatense, Milagros Menéndez, es hoy una de las destacadas figuras del fútbol femenino de nuestro país.
Dos títulos en tres años en el campeonato femenino de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) logrados en el 2016 y 2018, siendo titular indiscutida como volante creadora del equipo de UIA Urquiza, se potencializo en la final de éste año con una goleada a Boca Juniors.

Su talento deportivo la deposito como la “9” de la Selección Argentina femenina en la gira que se realizó recientemente en Estados Unidos, Puerto Rico y Uruguay., terminando invictas con el aporte goleador de la marplatense.
Ahora el sueño es representar a nuestro país y el campeonato Mundial a realizarse el próximo año en Francia, pero para que el objetivo sea completo hay que superar el repechaje frente al país campeón de la CONCACAF.
Un año rutilante para “Mili” Menéndez. Lo quiere rubricar en Brasil, cuando en Manaos juegue para su equipo la Copa Libertadores de América, otro de sus grandes sueños.
Sus comienzos deportivos fueron en otro deporte, de más riesgo, de más vertido y sorprendió a todos por las altas velocidades que desarrollo, en aquel entonces superando a pilotos como Marcos Siebert, hoy en la telonera de la Fórmula Uno y a José Hernán Palazzo, de notable año en el TC Mouras y TC2000, como el más ganador.

Se convirtió en la primera mujer Bi Campeona del Kárting de la AZK, 2008 y 2009, y cuando su proyección en el mundo del automovilismo deportivo no tenía techo, sorpresivamente se alejo de las pistas.
Milagros Menéndez, un milagro deportivo que logro destacarse con el volante o de pantalones cortos y botines. Nunca perdió la magia que la distinguió y el deporte marplatense vuelve a nutrirse de “perfume de mujer”, en dos deportes netamente varoniles.
Quiere hacer historia, como lo son Inés Arrondo, Nora Alicia Vega, Claudia Rodríguez y tantas deportistas marplatenses.
Cuando hay sueños, hay esperanzas. La chica de la doble corona. El talento deportivo de “Mili” Menéndz marca la diferencia.